Vivimos como almas en un mundo material para aprender, pero no entendemos cómo hacerlo. Cada vivencia que nos toca experimentar, ha sido seleccionada minuciosamente  y nos muestra el nivel de aprendizaje en que nos encontramos. Cada persona que se contacte con nosotros en nuestra vida estará seleccionada para colaborarnos en ello.

La idea principal de la vida,  es que después de toda vivencia uno pudiera  analizarse  y lográramos ver cómo nos hemos comportado frente a tal  acontecimiento. Si no hacemos ese paréntesis necesario, no lograremos incorporar el aprendizaje  sino que seguiremos repitiendo la misma formas de ser,  como siguiendo un conjunto de  actos ciegos que nos llevaran a los mismos resultados. El problema no está en los otros,  ni en la vivencia en sí, sino que tiene que ver con nosotros y como reaccionamos a ciertos estímulos o patrones de comportamiento que traemos de los cuales debemos aprender. Las personas  pueden cambiar muchas veces, pero mientras nosotros no lo hagamos atraeremos similares. La idea entonces es transformar  todo aquello que nos dimos cuenta no estaba bien  y  no estuvo  en concordancia con lo queremos ser y lograr. Una cosa es darse cuenta pero lo otro es mantener el cambio en uno para pasar al otro nivel.

Creando una protección o cerco energético a nuestro entorno.

Quiero referirme a un concepto que les quiero enseñar y es lograr formar una  protección energética que uno mismo debe construir a su  alrededor. Debemos lograr tener una buena estructura  o capa externa,  que no muchos poseen.

Lo primero que una buena estructura externa logra es poner límites. Eso quiere decir que la persona se hace respetar. Las personas que no las tienen tienden a ser abusadas en todo la amplitud de las palabras y aunque parezca increíble de creer los otros se dan cuenta de eso y entonces se aprovechan de ellas, tratando   de manipular sus conductas a sus deseos personales, logrando a la larga anularlos por completo.

Desarrollando la  personalidad

Muchas personas creen que tener personalidad es ser mal genio o agresivo, y no tiene nada  que ver con eso ya que un desarrollo en la personalidad hace que la persona sea seguro de sí mismo y centrado.

Para tener personalidad, primero hay que saber lo que uno quiere, entonces el punto es  conocerse. Muchas personas preguntan ¿cómo puedo conocerme?  Y lo encuentran un reto muy complicado pero no lo es para nada.  Para comenzar nuestro trabajo personal, tenemos que comenzar preguntándonos sobre nuestros gustos cotidianos,  como lo son las comidas, ropa, música,  colores etc. para practicar. Parece fácil pero quizás nunca antes te lo  habías preguntado, entonces es bueno  comenzar haciendo  tu lista de gustos y disgustos,  preguntándose  el porqué de tus elecciones, quizás llegues a interesantes respuestas como por ejemplo  que no sabes el porqué,  entonces descubrirás un nuevo mundo .

Hay que saber que el  elegir es importante porque nos lleva a  una decisión que luego se traducirá en acción.  Por ejemplo, conocerse en aspectos culinarios nos llevaría a escoger el tipo de carnes que nos gusta comer;  Entonces las posibilidades serian carnes blancas o rojas, podemos escoger desde cómo se ven, como saben, como huele. Podríamos decidir por el pollo porque es blanco y suave de tacto, dejar de lado las carnes rojas. Entonces en un momento de elección sabríamos que si en el menú solo hay carnes roja no es mi restaurant y me debo ir.

Comenzamos a saber en forma consciente lo que nos gusta  y podemos salir  de esos estados indefensos, precarios e infantiles de no conocerse en lo absoluto. Se comienza a formar entonces una personalidad bien definida de lo que uno es, lo que uno quiere y lo comienzo a proyectar hacia mi entorno.

Saber qué es lo que uno quiere y le gusta nos acerca a  nuestros  objetivos que vamos buscando. Tiene que ver mucho y se relaciona directamente con nuestro  mundo emocional, asociándose la buena elección da tranquilidad y paz y la no acertada,  angustia.

Si uno no aprende a conocer sus gustos, tiende a copiar a otros, se guía por mundos ajenos  y eso no es correcto ya que todos no somos iguales. La sociedad intenta con todas sus fuerzas reglamentar nuestros comportamientos, de una u otra forma nos lleva a cumplir estándares y parámetros comunes, y eso está pésimo.

¿Qué es lo más importante de todo esto y a que nos lleva?, es a enfrentar de buena manera el mundo de  “las elecciones”. Estamos enfrentados a ellas desde que despertamos en la mañana, ¿me levanto o no?, ¿qué me pongo?, ¿por donde me voy?, ¿qué hare hoy?, ¿qué almuerzo?, ¿qué hago con mi tiempo? Aunque  estas  son cosas rutinarias,  son de  igual importancia, ya que nos determinan de alguna forma a cuando nos enfrentemos a las   elecciones más trascendentales que tienen que ver  con caminos o rutas  que tomare, como lo son la decisión de una pareja , un  trabajo , la profesión entre otras. Cada una de las pequeñas elecciones que voy tomando a lo largo de la vida, trazan una ruta o camino, aunque yo no logre ver claramente y  me irán moviendo  lo quiera o no hacia algún rumbo determinado .La idea es estar siempre consciente de ello para que luego no le echemos la culpa a otros o al destino , cosa que se acostumbra hacer.

Si no sabemos lo que nos gusta, escogeremos cualquier alternativa, quizás inclusive la primera que se nos proponga. Debemos entonces dedicarnos con mucho entusiasmo al conocimiento de todo lo que somos y queremos llegar a ser, si no nos entusiasma esto que es lo que hemos venido hacer, estaremos enfrentados a un futuro incierto y no muy beneficioso para nosotros. Cuando se presenten las oportunidades yo sabré si es para mí o simplemente las dejare pasar, porque no es lo que yo quiero. La idea es practicar hasta hacerse maestros en elecciones  ya que todos nos equivocaremos o nos podemos confundir,  pero al darse cuenta del error se va haciendo cada vez más pequeño hasta lograr acertar precisamente. El universo nos muestra múltiples ofertas, la diversidad de las formas entonces sino me conozco la misma vida me lanzaran inclusive en sentido contrario. Nunca  se debe pensar con temor de  que será la única alternativa que el universo tiene para mí, ese pensamiento estrecho y carente de fe deja de solicitar lo que es nuestro, conformándonos con poco o peor aún con lo incorrecto. El miedo debe ser reemplazado con la confianza de saber que si existe.

El sistema entonces de gustos  debe ir almacenado todo  aprendizaje logrado,  para abarcar la amplitud de la vida misma y todos sus componentes, en todas sus facetas, y no debamos olvidarlas sobre todo si nos encontramos en un momento de hacerlas.

He visto a personas abusadas y generalmente coinciden que  no tienen fronteras definidas, lo que aumenta su estado y no les permite a ellas salir de ahí. Si nos colocamos en un nivel no tan extremo y comenzamos aprender sobre el mundo de nuestras elecciones nos daremos cuenta que muchas veces otros han escogido por nosotros. Eso es entendible cuando niños, y nuestras madres en general nos seleccionan la ropa y la comida sin poder escoger, lo que a medida que crecíamos  cada vez nos disgustaba  más. Nuestros padre puede entonces comenzar a sugerirnos que será mejor según su punto de vista y en muchos casos ya tiene la profesión escogida sin que uno pueda salirse de eso, cosa terrible que sucede sobre todo si se habla de nuestro futuro y no el de él. Pero eso puede tomar graves consecuencias si además somos manipulados a cumplir los deseos de ellos y nos sentimos responsable de hacerlo, cosa que no está nada bien.

Hay personas que se acostumbran a ese sistema defectuoso,  porque lo sientes cómodo más fácil pero se pierde el control de la vida y comenzamos a ser verdaderos títeres de otros. Acostumbrarse entonces a eso es fácil pero muy dañino para la personalidad que termina aniquilada. Nunca nadie debería escoger por nosotros, ni estando en pareja aunque se tengan algunos temas en común ya que siempre sucede que uno  de los dos tiende a la anulación, proceso nocivo que se desarrolla para hacer que todo funcione.

El miedo a equivocarse entonces que uno enfrenta en la vida disminuye considerablemente si yo he logrado formar mi personalidad. Ya que aunque siempre estará la incertidumbre, esta disminuirá considerablemente  al saber que mi elección ha sido conscientemente efectuada, por mi libre albedrío y no el de los demás. No hay que tener miedo  a conocerse porque eso nos llevara a ser más certeros en las elecciones de la vida. El proceso de auto conocimiento es evolutivo y flexible,  por lo que van   cambiando dependiendo el momento que yo me encuentre  y en el nivel de conciencia que tenga. Las etapas que experimentamos cambian con el  tiempo, lo que lo hace más apasionante, porque nos hace sentir vivos y en movimiento.

Una persona asertiva estará en el lugar que quiere estar, y no donde el destino fortuito lo llevo o el deseo de otros. Eso cambiara su forma de vivir la vida en forma alegre y optimista. En las elecciones  de la vida yo sabré escoger y me daré cuenta que no todo lo que el universo me ofrece es para mí. Entonces sabré que espero encontrar para poder diferenciar y dejar pasar posibilidades. Muchas veces escucho  que la elección de pareja tiene que ver más con la posibilidad que apareció, que esa persona sea para mí. No todo lo que se me ofrezca es para mí,  creo que el universo no es el que debe escoger sino el que ofrece.

A medida que nos vamos conociendo, mi autoconocimiento  se afina es decir soy más certero con lo que quiero, ya no solo me interesara comer  pollo sino que sabré como me guste que esté preparado  o no.

Desde tener un gran árbol de elecciones, con gran follaje, procurare que las ramas al caer me muestren  su simpleza, lo que se hará más rápida mi elección. Limitar mi universo de elecciones me hace la vida más práctica y ligera, vivir en un mundo de ofertas ilimitadas hace que  mi mundo sea caótico y confuso.

Los demás

Hay una tendencia muy marcada de lo que significan los otros para las personas. Creo que es producto de lo mismo no tener fronteras y no conocerse a uno mismo. Cada vez que yo escojo no es necesario preguntarle a otros que opinan, ni menos cada vez que ellos opinen yo cambiar  de opinión ya que a veces la gente no me conoce lo suficiente  como para poder escoger por mí.

Ese es uno de los grandes triunfos de la personalidad,  escoger lo que a uno le interesa y no lo que otros quieren para mí. La personas en general tienden a pensar en forma muy cerrada y con mucho miedo, entonces cualquier movimiento muy osado que yo quiera practicar me dirán que mejor que no lo haga. En general todos viven en sus espacios de confort, por lo tanto si yo decido salir del mío, ellos me hablaran desde el suyo encontrando mi salto una osadía. Es fácil hablar al otro si uno no se pone en su lugar ni menos tratar de hablarle de un lugar que quizás ni conozca entonces uno debe aprender a filtrar y en muchos casos obviar el que dirán los demás. Lo peor es sentir que lo hice para agradar a otros porque la sensación de frustración ira creciendo en mí a diario. Es mejor y tiene más poder el darnos cuenta que es mil veces mejor equivocarnos con nuestra elección que luego echarle la culpa a los otros de algo que no quiero asumir . Las personas intentan  llevar a otros a que se haga lo que ellos quieren y los consejos son siempre de carácter manipulador. Se tienden a sentir  dueños de otros y eso está incorrecto.

Una vez que la persona ha creado sus fronteras, muchos dejan de opinar de lo que hace porque lo sienten seguro,  eso quiere decir que el trabajo personal está dando sus frutos.

Si hemos decidido encarnar en esta vida, creo que lo mínimo que debemos hacer es conocernos a nosotros mismos.

Entonces…. vamos a lograrlo.

Translate »